Crítica del Presente

Las teorías de Gabriel Tarde: 

una perspectiva analítica del neoliberalismo



Este trabajo intenta recuperar a Gabriel Tarde haciendo reseña favorable a sus teorías, anclando sus ideas fundamentales con la discontinuidad neoliberal, con el problema del gobierno, con el asunto de las lógicas imitativas de la producción de una nueva subjetividad, fundamentada justamente en un gobierno que rompe con lo parroquial, que suscita un tipo de comportamiento de los sujetos en el mundo. Ese es el objetivo, volver al vitalismo de las teorías de Gabriel Tarde, que son parte integral para la generación de un pensamiento crítico sobre el neoliberalismo, y así brindar una pequeña luz para iluminar la discusión.

Para descargar el artículo, hacer clic aquí

Mayo del 68


Entender el mundo en que vivimos significa comprender la diferencia que puede existir entre la política como despotismo burocrático o, lo político como potencia creadora. Reflexionar sobre Mayo del 68, nos permite analizar el mundo en que vivimos: las luchas posibles, las transformaciones heredadas y  los olvidos provocados. Las manifestaciones estudiantiles, la solidaridad obrera, la primavera de Praga, la ofensiva del Tet en la guerra de Vietnam, la matanza de estudiantes en Ciudad de México, el nacimiento del movimiento de liberación femenina, el asesinato de Marthin Luther King y el de Boby Kennedy, y tantos otros acontecimientos que hacen del 68, un  punto de referencia histórico para comprender lo que somos y lo que podemos. 

Hoy en día, la situación neoliberal produce la  preeminencia del homo economicus como sujeto referencial totalizante. Frente a la adopción de políticas neocapitalistas e individualizantes, mayo del 68 nos permite pensar  que lo político  puede ser transformado por diferentes formas de ser y actuar frente al dinero, los afectos, las políticas locales, la ciudad, el barrio, los amigos, los otros, en beneficio de la concepción de la subjetividad como un trabajo de producción permanente de un sujeto que resiste, que crea formas de vida para recrear su vida y la de muchos. Resistir es encontrar el tiempo, el impulso y la pasión por transformar las condiciones biopolíticas de una modernidad normativa en otras condiciones biopolíticas, las de las prácticas de libertad, las de lo eticopolítico situado y específico, las de una hermenéutica que permite entender las condiciones de vida para vivir sin esas condiciones, es decir, creando aquellas que  permitan hacer de la vida  algo que queramos y que amemos, con la fuerza que nos cuidamos a sí mismos y  a los demás. 

Con todo, mayo del 68, no es una herencia lejana sino, más bien, la posibilidad cercana de pensar que los impases y las dificultades existenciales de hoy, vuelven a ser un desafío para activar  lo político como la potencia creadora que nos une y nos moviliza.

Alberto Castrillón
Medellín, abril de 2018.

Conciencia Calle

Graffiti: Ruido de Fondo
Incentivar los encuentros. Festival Tu Throw Up. Barrio Caribe. Fotografía Alejandro Sossa Correa. 2011.
Barrio Graffiti es un proceso de exploración que se propone identificar y rescatar a través de imágenes escritores urbanos y artistas del graffiti que habitan Medellín y el Valle de Aburrá, reconociendo en las visualidades que producen re-existencias, prácticas y espacialidades del graffiti, los jóvenes y los barrios de la urbe.

La gran mayoría de las reflexiones aquí presentes responden al lugar que ocupa inusitadamente y para sorpresa de muchos el graffiti en los barrios y Centro Tradicional de Medellín.

Interrogarse por el graffiti como tal; dar opiniones a nivel local del movimiento o la escena del graffiti; definirse como escritores, graffiteros o artistas: representarse como practicantes, agentes o gestores; valorar el graffiti a partir de lo marginal, subterráneo, clandestino y/o callejero; pensar el hip-hop desde sus vivencias y referirse a la influencia de las músicas en la práctica callejera o expresión artística, son algunas de las preguntas a las que se les dan respuesta desde múltiples maneras y opciones de vivir el presente.

A continuación exhibimos muchas voces que vienen generando opinión pública sobre el graffiti durante el 2017. Memoria del debate y evidencia del discurso que comienza a tejerse entre personas comunes y corrientes como escritores, artistas, graffiteros, investigadores, gestores, académicos y concejales…

Grupo 1. (Frases B)
Mano represent. Cancha Barrio Doce de octubre. Fotografía Julián Loaiza. 2013.
El graffiti es letras (leterring), su esencia es la influencia de los estilos de New York en esta práctica que se ha vuelto una opción de vida para mucha gente en todo el mundo.

En cada lugar el graffiti se hace con un sello propio. Local y global al mismo tiempo.

El graffiti se hace para que sea decodificado por un público selecto. Es la adrenalina de un acto legítimo no reguralizado. 
  
El graffiti es clandestino: sin permiso, legítimo y nocturno.

A nivel local hay un boom, un interés y mucha gente nueva rayando en las calles con la intención de hacerse notar “Getting Up”. Es una especie de fiebres cíclicas por moda en la que algunos pelaos jóvenes se quedan y lo asumen como estilo de vida.

A nivel local somos muy fieles a los estilos de New York, hay un respeto y amor por la vieja escuela: tag´s, bombing, wildstyle y piezas...

Veo novedad o diferencia en la movida local en el uso del color y en algunos estilos de letras.

Hay un movimiento invisible que no se ha dado a conocer. Existe una especie de reconocimiento: juntos pero no revueltos. Falta formación y encuentro.

La música y el graffiti van de la mano. Hoy no está tan ligado al rap y a la cultura hip-hop. Podríamos decir que el graffiti es una expresión hermana pero aparte del hip-hop, pues las personas que hacen graffiti en su mayoría no se definen solo por una sola cultural musical.

Grupo 2. (Frases F)
Trazos arriesgados. Barrio Aranjuez. Fotografía Lina Ríos. 2014.
El graffiti es radical y persuasivo: letras, fondo y de vez en cuando muñecos (caracteres) sobre fachadas exteriores. Con el mural, el paisaje y el arte se dan otras variables y tendencias de pintar en los muros de las calles, desapareciendo poco a poco esa esencia.

El graffiti tiende al olvido, a desaparecer. Al entrar al sistema de comercio como una expresión artística dentro de la historia del arte urbano se va rompiendo con su cualidad y fugacidad.

El graffiti es expresivo. Es escritura. Dice. Algunas de las veces no comunica. Se trata de comprender cómo está organizado el diseño y cómo se marcaron los trazos.

En la actualidad existe un movimiento más organizado, más sistemático pues hay un reconocimiento. No se ha evolucionado en estilo propios colombianos, una marca que nos defina como tal, falta avanzar en ello.

Soy un escritor de graffiti artístico. Un practicante porque nunca dejamos de aprender.

Graffiti es Calle.

El graffiti siempre te ofrece amistades, desahogarte y miles de oportunidades, perspectivas y trazos. Te anima y ayuda a autoestimarte. Te permite sentir la satisfacción personal.

La música siempre influye en el estado de ánimo y en la pintada.

El graffiti está fuera de la ley pero es legítimo, necesitamos más libertad y no tanta tensión.

El graffiti es transformación.

Grupo 3. (Frases M)
Guerras estelares. Ciudad del Río. Fotografía Lina Ríos. 2016.
Al principio cuando pintaba me ponía unos audífonos con la música que me gusta. Ahora cuando pinto me relaciono e interactuó con el ambiente y las personas que se acercan.

El graffiti nace como una necesidad de expresarnos.

El graffiti es una expresión urbana que quiere marcar, comunicar y conquistar mentes y territorios.

El graffiti nace con la necesidad de regar el nombre por todas las calles de la ciudad.

El graffiti es una reivindicación de la existencia, pintar para no ser olvidado.

Pinto graffiti para que la gente me vea y sepa que estoy aquí.

…en el 2006 que comencé éramos por ahí 30 o 40 personas. En el 2017 hay más de 150 o 200 personas activos como graffiteros.

El movimiento evoluciona. Antes solo se pintaba, ahora hay eventos, marcas y co-gestión. También como movimiento nos vamos preparando para relacionarnos con el comercio y el Estado.

Cada pieza hecha se puede y debe de renovar con algo mejor. Esto nos lleva a evolucionar.

Graffiti es sobrevivencia y trascendencia.

La música es hermana e influencia principal del graffiti.

Grupo 4. (Frases P)
Calle nueva. Barrio Bomboná No. 1. Fotografía Julián Loaiza. 2013.
Para mí el graffiti es el medio, la marca, la relación y las vivencias en los muros por las calles.

Graffiti es estilo libre de escritura, golpe y pista.

El graffiti es vida, libertad, soy yo.

El graffiti es de pocos, no es masivo y tiene su propio ritmo.
  
Grupo 5. (Frases S)
Contra la depresión. Deprimido Calle San Juan. Fotografía Julián Loaiza. 2013.
…en la calle, por medio de letras, creando un estilo. ¿Adivina qué es?

El Graffiti es todo para mí.

Vivo por el graffiti.

Adepto al graffiti.

El rap callejero que habla del gueto y de las experiencias de vida es lo que me identifica.

Grupo 6. (Frases W)
Entre hermanos. Barrio Alfonso López. Fotografía Briams Barba. 2012.
La movida a nivel local es áspera, muchos están pensando en empresa y eso hacer crecer localmente. Que se genere un mercado también hace que se suba de nivel visual y artístico.

Lo más relevante del graffiti son las letras y a veces las ilustraciones, el rock´n.

Conocí el graffiti por el Rap. Al principio de mis graffos y relaciones si era atravesado por el Hip-Hop. Para mí la música si influencia, es necesaria inspiración para mis bocetos y piezas; a veces por temáticas que quiero tocar en mis propuestas escucho reggae, salsa clásica, tecno, rap, electrónica, de todo…

Grupo 7. (Y)
Dos escritores urbanos. Barrio Francisco Antonio Zea. Fotografía Julián Loaiza. 2013.
EL Graffiti es un movimiento en crecimiento, que se encuentra afectado por el nuevo Código de Policía en el Artículo 140, numeral 9.

El Graffiti es la Conciencia de la Calle. 

En el espacio público hay nuevas representaciones juveniles y ciudadanas disruptivas que alteran al otro y lo otro. Por ello la práctica de reivindicar a través del arte (graffiti) el derecho a la ciudad desde las culturas juveniles.

El graffiti es una filosofía de vida pues el arte de calle implica un compromiso y un sistema de valores inserto en un sistema mundo.

El graffiti es disidente del arte académico ya que busca llegar a la gente del común.

El graffiti es una expresión contra hegemónica y contracultural.

Existe una cooptación o persuasión del graffiti a través de lo comercial y la relación con lo institucional.

Cuando definimos el graffiti como arte urbano lo asumimos más como una intención cosmética y decorativa que como una fuerza de expresión liberadora retadora.
  
La autonomía y la independencia de los procesos de escuelas de graffiti y los procesos de base son cuestionadas y cooptadas por los estímulos y becas de la institucionalidad.

Grupo 8. (Z)
Muros vivos. Envigado. Fotografía Julián Loaiza. 2013.
Las artes gráficas en el espacio público siempre han tenido que ver con las letras y el aerosol. Tienen que ver con la llegada de la cultura Hip-Hop a Medellín en la década de los 80’s, y que encuentra una posibilidad de reconocimiento a partir del 2007 con eventos de arte como MDE del Museo de Antioquia.

No existe un inventario de los muros, los ciudadanos y los colectivos que trabajan en las artes gráficas en el escenario y la esfera de lo público. Se cree que existen más de 40 colectivos que vienen transformando visualmente el espacio urbano de Medellín.

Se debe de promover el graffiti y el arte urbano como una oportunidad para construir la marca de Medellín como ciudad creativa.

Hay que cualificar el espacio público con arte urbano.

Es paradójico que se prohíba este tipo de expresiones, cuando se cruzan en estas prácticas recursos institucionales de los presupuestos públicos.

Según la Secretaría de Juventud los jóvenes son la cuarta parte de la población de la ciudad de Medellín. El 25%.

Existen en Medellín alrededor de 28 tendencias o formas de ser y se han identificado 52 identidades juveniles.

Se tiene una identificación inicial a partir de las bases de datos de clubes juveniles, de 28 colectivos de arte urbano y escuelas de hip-hop en toda la ciudad de Medellín.

Debemos de integrar el arte urbano a nuestra visión de ciudad.

La relación entre arte y graffiti nos permitirá potenciar el turismo cultural.

Faltan estrategias desde la administración para trabajar conjuntamente con los artistas y graffiteros.

El graffiti y el arte urbano aportan al paisajismo urbano, cualificando el espacio público.

En el relato de la ciudad el arte urbano merece tener un lugar y un capitulo bien contado.

Barrio Graffiti es una beca para la realización de publicaciones artísticas no periódicas. Línea de Artes Visuales.

Proyecto ganador de la Convocatoria de Estímulos de para el Arte y Cultura 2017 - Secretaría de Cultura Ciudadana.